¿QUÉ ACUSACIÓN TRAÉIS CONTRA ESTE HOMBRE?

 

Chocheras Del Abuelo

¿QUÉ ACUSACIÓN TRAÉIS CONTRA ESTE HOMBRE?

 

– Dios en el banquillo de los acusados.

Dios sometido a juicio por los hombres.

¿No nos habremos vuelto locos?
“¿Qué acusación traéis contra este hombre?”

– Señor, es lo que mejor sabemos: acusar.

Es lo que mejor nos va.

Nos hacemos jueces de todo el mundo.

Y tú no te escapas a nuestro juicio.

No aceptamos dejarnos juzgar por tu Evangelio, y entonces te juzgamos y condenamos a ti.

– “¿Qué acusación traemos contra ti?”

Son demasiadas las acusaciones que tenemos contra ti:

Te acusamos de hablarnos y decirnos las cosas, demasiado claras.

Te acusamos de exigirnos demasiado.

Te acusamos de no hacernos caso.

Te acusamos de poner al descubierto nuestras mentiras e hipocresías.

Te acusamos de no secundar nuestros intereses personales.

Te acusamos de no aceptar nuestra moral de conveniencia.

Te acusamos de no aceptar que juguemos a dos caras: a cristianos y paganos.

Te acusamos, Señor, de todo aquello que a nosotros nos conviene para nuestros gustos, nuestros egoísmos, nuestros orgullos.

Si pensaras como nosotros no pasaría nada.

Pero te empeñas en pensar distinto a nosotros.

¿No ves cuántas acusaciones tenemos contra ti?

– Sobre todo te acusamos, Señor, porque te empeñas en cambiar nuestro sistema.

A nosotros nos va mucho mejor con nuestro sistema del dinero, del tener, del poder.

Y tú quieres implantar el sistema del dar, del compartir, de la fraternidad, del servicio.

Esto echa abajo todo nuestro sistema. Y no estamos dispuestos a ello.

Ahora me pregunto:

– ¿Qué acusaciones tengo en mi corazón contra Dios?

Debo ser sincero y sacar afuera todas esas acusaciones secretas que tengo dentro de mí contra Él.

– ¿A cuántos de mis semejantes siento cada día en el banquillo de mi juicio y me hago acusador de ellos?

 

 

COMENTARIOS

Escriba sus Comentarios


Suscríbase a Nuestro Boletín

Boletín de Información General de Nicaragua y los Nicas En El Exterior.

Gracias por Subscribirse!